Órbita

Artículos publicados en otros medios.

  • La llamada de la aventura tiene nombre de mujer en ‘Yvain, le chevalier au lion’

    Nota por Ana Belén Jara

    Caballeros valientes, hombres enamorados, seres fantásticos ¿Qué nos queda a nosotras? En este artículo abordaré el rol de los personajes femeninos en la obra Yvain. le chevalier au lion (1177)de Chrétien de Troyes.

    Al aproximarme a este roman durante mis estudios en la Universidad de Burgos sobre el ciclo artúrico, obviamente me encontré con las hazañas heroicas de un caballero: Yvain. Como era de esperar, el motor de la novela es la “búsqueda”, el punto clave que pone al héroe en movimiento constante, pues buscará adquirir y demostrar todas las cualidades que lo hacen digno de un nombre, pero sobre todo digno del amor de su amada (estamos ante el famoso amor cortés).

    Pero los personajes femeninos no cumplen un rol secundario y ligado a esa idea de “amor” ideal pues, aunque la búsqueda sea fundamental, no habría búsqueda sin el llamado a la acción que siempre tiene nombre de mujer.

    Cuando la historia comienza, el joven caballero ya emprende una aventura que, como veremos a lo largo de la novela, está atravesada de elementos maravillosos y mágicos. Como consecuencia de su camino heroico conocerá a Laudine, la esposa de uno de sus contrincantes al que da muerte. La venganza por este acto será el amor que nacerá por esta dama. Aunque todo indica que Laudine lo rechazará (porque claro, es el asesino de su esposo), la mujer termina aceptándolo como su nuevo compañero. Aquí tenemos un primer acercamiento a la idea de amor, que en realidad está más relacionada a la necesidad de protección de la mujer y a lo que su impresionante belleza despierta en Yvain. Estas razones son más verosímiles que el enamoramiento.

    Nada de esto habría sido posible sin la ayuda de la doncella Lunete que le otorga su valioso anillo de la invisibilidad y que intercede ante su dama para convencerle de que su mejor opción es casarse con Yvain.

    Aunque el protagonista ha adquirido todo lo que deseaba, pero bajo la influencia de su amigo Gauvain decide abandonar a su mujer y partir en la búsqueda de nuevas victorias que le den un nombre.

    Seguir leyendo La llamada de la aventura tiene nombre de mujer en ‘Yvain, le chevalier au lion’

  • ‘La saga de los Confines’ o cuando la memoria es una casa en la que cabemos todos

    Nota por Ana Belén Jara para Culturamas.

    “Y ocurrió hace tantas Edades que no queda de ella ni el eco del recuerdo del eco del recuerdo. Ningún vestigio sobre estos sucesos ha conseguido permanecer. Y aun cuando pudieran adentrarse en cuevas sepultadas bajo nuevas civilizaciones, nada encontrarán”.

    Con estas palabras, Liliana Bodoc nos adentró en su propio mundo fantástico hace ya 20 años, cuando publicó Los días del Venado (2000), novela que da origen a la Saga de los Confines. A esta primera entrega le siguieron Los días de la Sombra (2002) y Los días del Fuego (2004), en los cuales los lectores nos convertimos en águila testigo de una guerra entre el bien y el mal que se abre paso entre dos continentes: Las Tierras Antiguas y las Tierras Fértiles

    Seguir leyendo ‘La saga de los Confines’ o cuando la memoria es una casa en la que cabemos todos

    Ilustración: Kupuka, el Montaraz. Por Gonzalo Kenny

  • La distancia que nos acerca

    Artículo publicado en Crónicas de la Pandemia – Facultad de Ciencias de la Comunicación, UNC.

    Un día nos confinamos y los balcones se convirtieron en la red social de un pueblo que creía conocerse, pero recién empezaba a descubrirse.

    Estoy bien, mamá

    Yo, que vivo en 60 metros cuadrados con mi gato y mi compañero, encuentro en estas paredes un espacio de tira y afloje por mantener el empleo (o al menos parte de él) y actualizar mi visado de estudiante ante una burocracia que poco responde a la transición a lo digital. Yo estoy “bien”.  Tal vez como toda comunicadora luchando contra los bulos que nos llegan cada mañana como, por ejemplo, “aviones y helicópteros del ejército lanzarán legía a las 3 AM”.   

    Pero esta casa, como tantas otras en todo el mundo, se convirtió en un mapa chiquito donde nos ejercitamos, comemos, dormimos, estudiamos, trabajamos, discutimos, extrañamos nuestros pagos, nos volvemos a conocer. Pero es una casa, al fin y al cabo, algo que a lo que no todos tenemos acceso en igualdad. 

    Seguir leyendo: Crónicas de la pandemia. Cómo es vivir en otros países afectados por el coronavirus