Horizontes de papel

Cuando te conocí, me propusiste tomar una cerveza otro día, esa cerveza devino en café, el café en tapa y en otra cerveza, y en tartas, y en más café, en manzanillas, en bares. Siempre tenía algún bolígrafo en el bolso y vos una idea imperante. Tallaste los colores de la tarde en las servilletas…