minūta 3

Siempre al medio,
entre la ira y el viento amontonando las hojas en un solo silbido,
tropezando con la hora clave en la que temer al destino, como si este se hubiese gestado en el útero de una salamanca.
Vamos con la prisa de los enojados
y los ojos se llenan otra vez del vaho de la muerte.
Siempre al miedo,
entre la luz incómoda del día desnudando la escena,
poniendo en evidencia el dulzor de
decir mentiras y jugar a las escondidas
celebrando la suerte de no ser
encontradas.

Siempre al medio
pero con la voz
de tus nanas
adelante mío.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s