La distancia que nos acerca

Artículo publicado en Crónicas de la Pandemia – Facultad de Ciencias de la Comunicación, UNC.

Un día nos confinamos y los balcones se convirtieron en la red social de un pueblo que creía conocerse, pero recién empezaba a descubrirse.

Estoy bien, mamá

Yo, que vivo en 60 metros cuadrados con mi gato y mi compañero, encuentro en estas paredes un espacio de tira y afloje por mantener el empleo (o al menos parte de él) y actualizar mi visado de estudiante ante una burocracia que poco responde a la transición a lo digital. Yo estoy “bien”.  Tal vez como toda comunicadora luchando contra los bulos que nos llegan cada mañana como, por ejemplo, “aviones y helicópteros del ejército lanzarán legía a las 3 AM”.   

Pero esta casa, como tantas otras en todo el mundo, se convirtió en un mapa chiquito donde nos ejercitamos, comemos, dormimos, estudiamos, trabajamos, discutimos, extrañamos nuestros pagos, nos volvemos a conocer. Pero es una casa, al fin y al cabo, algo que a lo que no todos tenemos acceso en igualdad. 

Seguir leyendo: Crónicas de la pandemia. Cómo es vivir en otros países afectados por el coronavirus

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s