Rastro de vos

Tal vez una ciudad
sepa a tu nombre,
tal vez dos,
con tu cabello distraído
y la sombra de tus labios
con olor a pan caliente
y abrazo de ducha.

Tal vez un barrio nos sepa a los dos, cansados, subiendo y bajando las calles
con los pasos de los gatos
y sus pequeños pies
que van dormitando
y surcando camino entre lo que soñamos y lo que solemos ser.

Tal vez una casa lleve nuestros sobrenombres, como imposición cotidiana a la pertenencia
Para que no dude y dure
Para que tus libros y los míos se mueran
Y sobrevivan en la misma pared.

Tal vez una habitación, en la que dos son 3 y hasta 4, porque la cama se habita y se conquista cada noche, porque en el té que tomo a tu lado no hay racha buena ni mala, no hay tiempo pasajero ni duradero,
no hay rastro de mi
ni de vos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s