Dos poemas en algún lugar de Navalmoral de la Mata

Hace unas semanas tuve la suerte de participar de un evento poético organizado por el Colectivo Transverso de Extremadura. Gracias al espacio que nos brindaron, pude recitar dos poemas, darle voz a dos textos míos, una experiencia nueva y bonita por estos lares. Pero además, les super recomiendo que visiten este artículo donde encontrarán los hermosos poemas de todos los participantes, poetas llenos de cosas por decir y gritar. Salud.

ANA BELÉN JARA – Jujuy, Argentina

‘Antes que el sol’
Mi cuerpo, 
maduro racimo de uvas
torneado como tantos otros,
colgando de una parra verde profundo
que un día se secará,
sin nombre más que el de una sonrisa
dibujada en el superior,

donde un rostro nace de la oscuridad.Mis brazos, a veces de lana y otras de metal, amoldando la temperatura de un corazón que no encuentra su calor
hasta que nace y se deja ir.

Mi boca, a veces pálida
y a veces roja como mejilla a sol,
por donde respiro cuando mi nariz está ausente.
Por donde te digo con un poco de tacto lo mucho que me falta tu piel.

Mis pies, tan heridos y marcados, pero firmes como rocas, libres como el mar.
Mis hombros, una percha del chino que permanece erguida ante la soledad.

Mis pechos, lugar de nadie,
canasta de lágrimas que han contado
momentos tristes y de felicidad.

Y están mis muslos, mis caderas, mi cabello y mi firmeza, o no.
Están todos afuera diciendo lo que no quiero contar. En el fondo soy un puñado de sentidos encerrados en este panal dulce que lastima y que se quema para no lastimar.

‘Hagamos una ciudad’

Hagamos una ciudad

Pensemos en el nombre de las calles
Pongamos naranjos en las esquinas
incluyamos a Jaime, a don Pedro,
a Pía y también a Cacho.

Invitemos a todos.
Habitemos los bares,
las estanterías de la biblioteca,
las butacas del cine club.
Habitemoslo todo, la lengua y el habla,
cambiemos los anuncios por flores vivas
y discutamos con las vecinas sobre los asuntos del puchero y del té.

Pero también hagamos del muro una orilla
donde solo vos, donde solo yo.

Calmemos la ira de los cuerpos culposos,
los sequemos un poco al sol.
Cambiemos las sábanas de las heridas,
contemosnos las historias que nos tallan la voz.

Hagamos una ciudad donde nos quepa,
al menos por un momento,
el alma a los dos.

yo, donde vos,
donde yo, vos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s