Garabatos para contar

Tengo la sombra en el silencio y la duda en el cuello
Estoy sanando, desde la piel hasta las tripas.
Estoy acá, abriendo el rincón de la memoria que se puede reutilizar. La cinta está como nueva y las figuras que vienen a mi cada noche se empiezan a ir…
Morir en el silencio y vivir en vos

Así se abre la flor antes de dar el fruto y así se demuestra desnuda, completamente desnuda, con todo sus defectos a la luz del sol de primavera. Ya mostró sus pétalos otras veces, ya murió y volvió a nacer, vos no te diste cuenta porque, como es costumbre, hay cosas que no querés ver. Yo no sé si  esa flor que nombramos fue cereza en la boca de alguien más, no sé cuánto de vos ni cuánto de mi dejamos atrás, para ser este silencio, para ser esta quietud molesta y fría.

Sobrevivir al chamuyo
Al medio día, te caes por la rutina y ruedas, ruedas en bucle por las ventanas, buscando en el reflejo imposible tu cara y el sol.
Nuestro valle, carece de bordes, de límites y de alambrado, no está en el mapa, no se pronuncia, se versa y se camina.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s