Cartas a la duda I

¿Cómo juzgar a la duda en la noche? No se puede ignorar a la incertidumbre que esta ahí parada, apoyada contra el balcón, moviendo las cortinas y mirándome a los ojos. Me dice que no, que si, me cuenta sobre tus amores, me habla de las instancias del olvido a través de las palmas de las manos ¿Me mirás vos también? ¿Cuántas veces te olvidaste ya de mi? ¿Cómo leíste las marcas invisibles de tu piel? ¿Cuánto de tus palabras se dicen con mi nombre? La duda es la noche, la cama en la ventana y los ojos sobre el mantel.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s