Cartas al naranjo III

En el idioma del caos, algo mio es tuyo pero no se puede decir sin lastimar. Algo anochece y amanece en la trinchera de un silencio dormido sobre una casa en tu color, donde a veces te encuentro (a saber si sos vos). Veo las paredes, veo las ventanas, el sauce, los pajaritos y así y todo nos miento, nos condeno, me miento.

Yo, apenas una desconocida.

Me arrastro a las sábanas con vos en los labios, aprieto los dedos contra mi cara como buscando en la textura tus palabras. Te busco en los abrazos ajenos, en las verdades que ocultamos todas las tardes, porque acá jugando con el tiempo está mi amor.

Yo, que tanto caigo me sujeto a esta simbología del caos, donde tu mano me acaricia una mano, después viene el olvido, después se muere el sol. Venís y te vas en los dejes de lo que me queda en la imagación. Te nombro, nos callo, nos espero, me espero.

Porque

yo, apenas un simulacro.

apenas una enumeración injusta

de lo que quiero de los dos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s